Divorcio por culpa

En Chile existen tres tipos de divorcios. En dos de ellos, antes de poder demandar el divorcio, debe pasar cierto tiempo del cese de convivencia. Esto es que la pareja no viva junta. Si embargo, en el divorcio por culpa no es necesario que transcurra ningún lapso de tiempo. En este caso, es la Ley N° 19.947, La Nueva Ley de Matrimonio Civil, la que regula este tema.

¿Qué es el divorcio por culpa?

Es una forma de poner fin al vínculo matrimonial en dónde uno de los cónyuges es considerado culpable de no cumplir con sus obligaciones. Básicamente la Ley establece estos tres requisitos para que proceda la demanda del divorcio por culpa:

  1. Culpa de uno de los cónyuges: Se trata de conductas graves, como la adicción a las drogas o el alcoholismo. También puede ser la infidelidad, ya sea con una persona del mismo sexo o por conducta homosexual. Además la violencia intrafamiliar y el abandono del hogar también son consideradas causales.
  2. La existencia de una falta grave: Como resultado de la conducta impropia, el cónyuge culpable no ha cumplido con sus deberes matrimoniales.
  3. Imposibilidad de la vida en común. Debido a la falta, es intolerable la convivencia de los cónyuges.

Deben existir estos tres aspectos para que proceda la demanda de divorcio por culpa. Si, por ejemplo, uno de los cónyuges es drogadicto, la contra parte deberá presentar pruebas claras de la adicción. Sin estas pruebas claras no se puede demandar el divorcio. Además, si el cónyuge drogadicto ha cumplido con sus obligaciones dentro del matrimonio, no procederá la demanda de divorcio.

¿Qué pasos deben seguirse para demandar este tipo de divorcio?

El divorcio por culpa no tiene una limitante sobre el tiempo que debe transcurrir antes de demandarlo. De hecho, se puede solicitarlo un día después de celebrarse el matrimonio. Por tal motivo, a diferencia de los otro dos tipos de divorcio, no se necesita un documento de cese de convivencia.

La demanda del divorcio se presenta en un Juzgado de Familia. Entonces el juez citará a dos audiencias, la preparatoria y la de juicio. En la audiencia preparatoria se analizan todas las pruebas que comprueben la culpa del cónyuge demandado. En la audiencia de juicio el juez dictará sentencia, ya sea aprobando o rechazando el divorcio.

Si en la sentencia se aprueba la demanda de divorcio, el juez dictará los pormenores en cuanto a pensión de alimentos. También incluirá la decisión sobre el cuidado personal de los hijos.

¿Qué puedes presentar como prueba de culpabilidad?

En este tipo de divorcios, la Ley permite que se presenten testigos como prueba de los hechos. Además puedes usar documentos, fotos o vídeos.

Sin embargo, las pruebas no solo deben probar la falta en concreto. También deben probar la culpa, es decir, la desatención de los deberes y obligaciones matrimoniales.

Por ejemplo, pensemos en un hombre alcohólico. Su esposa toma fotos y vídeos para probar la adicción al alcohol. Esto en sí probaría la falta, pero no la gravedad. Es decir, no probaría que ha desatendido sus deberes del contrato matrimonial. Sin embargo, digamos que este hombre fue despedido de su trabajo por su inasistencias, producto de su adicción al alcohol. Y, aunado a eso, ha empezado a usar el dinero que gana su esposa para mantener su vicio. Entonces, esto puede probar la gravedad de la falta porque sus acciones ha causado penurias graves económicas en la familia.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que cada caso es distinto y, por lo tanto, no podemos aplicar el mismo criterio siempre.

Si deseas solicitar asesoría gratuita o bien, buscar un abogado o experto que te ayude con tu requerimiento, te invitamos a descargar y registrarte en Abogapp totalmente gratuita aquí.

Leave a Comment