Demanda por daños y perjuicios

¿Sufriste un accidente laboral y deseas demandar una indemnización? ¿o quizá se trató de un caso de negligencia de la contra parte? En ambos casos, puedes presentar una demanda por daños y perjuicios.

Una de las leyes que regulan este tema es la Ley N° 19.496 sobre Protección de los derechos del Consumidor. Ahora bien, como podrás notar en este artículo, existe varias razones por la que se puede demandar por daños y perjuicios.

¿Qué es la demanda por daños y perjuicios?

En primer lugar, debemos definir qué son los daños y qué son los perjuicios. Por daños debe entenderse el menoscabo o la perdida ocasionada al patrimonio. Y los perjuicios hacen referencia a privar a una persona de las ganancias a las que tiene derecho. Esto implica que los daños y perjuicios no se limitan al ámbito laboral. Pueden referirse a cualquier acción de otra persona que reduzca nuestro patrimonio.

En vista de esto, podrás presentar una demanda por daños y perjuicios cuando sufras un daño en tus bienes o en tu persona. Esto es cierto aún en los casos en que no haya intención de la contra parte de causarte daño. Sin embargo, quizá exista negligencia o imprudencia de su parte.

¿Puedo esperar recibir una indemnización por daños y perjuicios?

Si. Básicamente existen tres causales para recibir una indemnización. Son las siguientes:

  • Daño emergente: Hace referencia al daño ocasionado directamente por el evento en cuestión. Por ejemplo, si se trató de un accidente de tránsito, el daño emergente podría ser los daños al vehículo. También pueden ser los gastos médicos resultado del accidente.
  • Lucro cesante: Esto se refiere al lucro o ganancia que dejaste de percibir como resultado del daño en cuestión. Por ejemplo, si como resultado del accidente perdiste días de trabajo, por estar incapacitado, deberás recibir una indemnización. Dicha indemnización no será pagada por la empresa donde laboras, pues no se trató de un accidente laboral. Mas bien, deberá ser cubierta por el responsable del accidente.
  • Daño moral: Es decir, el daño sicológico causado por la angustia del daño. Si hubo algún daño permanente grave, como perdida de algún miembro del cuerpo, existe daño moral. Lo mismo es cierto si el evento produjo una muerte.

En caso de muerte, los herederos serán los acreedores a la indemnización resultado de la demanda por daños y perjuicios.

¿Son solo los accidentes motivo de una demanda por daños?

No. Existen otras razones. Como dijimos anteriormente, las causales son los daños ocasionados al patrimonio.

En primer lugar, si tú ganas el juicio, la contra parte debe pagar todos los gastos del juicio. Esto implica que incluso deberá pagar los honorarios de tu abogado.

Ahora supongamos que un médico te receta un medicamento que NUNCA está prescrito en el tratamiento del padecimiento que tienes. Y como consecuencia te genera otras enfermedades. Podrías, en un caso así, considerar la posibilidad de anteponer una demanda por daños y perjuicios.

Ahora supongamos que un médico debe amputarle un brazo a un paciente. Pero por negligencia le amputa el miembro equivocado. También se puede demandar por esta acción.

¿Que podemos decir de los casos de negligencia médica que ocasionen la muerte de un paciente? Por supuesto, también se puede presentar una demanda por daños y perjuicios. Sin embargo, para que proceda la demanda, debe tratarse de una situación en que realmente hubo algún tipo de negligencia.

Como hemos vistos, existen diferentes circunstancias por las que podría anteponerse una demanda de este tipo. Sin embargo, con el fin de obtener el resultado deseado, deberás buscar un buen abogado.

Si deseas solicitar asesoría gratuita o bien, buscar un abogado o experto que te ayude con tu requerimiento, te invitamos a descargar y registrarte en Abogapp totalmente gratuita aquí.

¿Te gusto este articulo? Comenta y compártelo!