Lucro cesante

Acabas de sufrir un accidente laboral y deseas demandar una indemnización. ¿Deberás pensar solo en los gastos incurridos en la atención médica originada por el accidente? Es cierto que esta sería una de las peticiones que podrían incluirse en una indemnización, pero no en la única. Podrías invocar una demanda por daño emergente, lucro cesante y/o daño moral.

El daño emergente se refiere al perjuicio que cause en tu patrimonio el suceso implicado. En el caso anterior, por mencionar un ejemplo, serán los gastos médicos incurridos en las curaciones pertinentes. Sin embargo, también deberá tenerse en cuenta en la demanda el lucro cesante

¿Qué es el lucro cesante?

El Código Civil, en el artículo 1556, senta la base legal al decir: “La indemnización de perjuicios comprende el daño emergente y lucro cesante”. Al igual que el daño emergente, el lucro cesante causa perjuicio al patrimonio de terceros. Consiste específicamente en la perdida de ganancias económicas producto de utilidades ocasionadas por el evento en cuestión.

Pensemos nuevamente en el ejemplo de demanda por accidente laboral. En este caso, el lucro cesante podrá ser los salario y utilidades que se deja de percibir por incapacidad.

Ahora bien, la ganancia esperada no siempre corresponde a la ganancia que realmente pudo haber obtenido una persona. Por ejemplo, pensemos en un comerciante que pierde su mercancía producto de un accidente de transito. Si solo entregaría el producto porque ya tenía un contrato establecido, sera fácil determinar la ganancia esperada. Pero si se trataba de mercancía que aun no tenía un comprador ni destino definitivos, será más difícil determinar esta ganancia real.

¿Cómo puedo probar la ganancia que he dejado de percibir?

Si se trata de una empresa o actividades comerciales establecidas, será más fácil para el juez determinar el lucro cesante. Esto es así porque existen registro contables que pueden tomarse como base para determinar la perdida en un momento dado. Si éste es tu caso, recurre a todos lo registros que prueben la continuidad de la ganancia.

Ahora bien, si la fuente de ingresos es de carácter aleatorio, será más difícil probar el monto de la ganancia perdida. Por ejemplo, supongamos que el implicado es un trabajador eventual por cuenta propia. Al no tener un trabajo fijo será más difícil probar la continuidad en la cantidad de los ingresos.

En casos como esos, el demandante deberá probar por todos los medios a su alcance el lucro cesante. Podrá hacerlo mediante documentos, contratos, mensajes de texto o correos electrónicos que comprueben la supuesta ganancia a obtener.

¿Podré demandar indemnización por otra causa?

Sí. El daño emergente y el lucro cesante hacen referencia a perjuicios económicos. Pero, ¿qué se puede decir del daño sicológico causado? En esos casos se puede invocar al daño moral. Este se refiere al daño causado por la angustia que podría causar el evento en cuestión. Por ejemplo, en el caso de accidente laboral donde hubo que amputar algún miembro del cuerpo, existirá daño moral.

Indemnización por daño emergente, lucro cesante y daño moral.

Como podrás ver, ciertos casos solo podrán ser demandados por daño emergente. En otro casos, sin embargo, ser podrá demandar por una combinación de la tres. Así, puede haber o no lucro cesante y también puede haber o no daño moral. Debido a los factores implicados, si piensas demandar una indemnización, busca el patrocinio de un abogado experto en el tema. Esto también es cierto si haz recibido una notificación de demanda en tu contra.

Si deseas solicitar asesoría gratuita o bien, buscar un abogado o experto que te ayude con tu requerimiento, te invitamos a descargar y registrarte en Abogapp totalmente gratuita aquí.

¿Te gusto este articulo? Comenta y compártelo!