¿Qué hacer en caso de agresión o amenazas?

En algún momento todos nos hemos visto ante las amenazas de una persona que sencillamente está enojada. Normalmente en casos como estos no pasa a mayores, pues la amenazas en realidad no se planean realizar. Pero, ¿qué pasa si las amenazas son más graves y parece que sí se llevarán a cabo?. ¿O que puedes hacer en caso de agresión? En esos casos, puedes presentar una denuncia por agresión o amenazas.

La Ley de Chile tipifica las amenazas como un delito. El Código Penal, en los artículos 296 y 297 define de una forma precisa el delito de “amenaza”.

¿Qué contempla la Ley de Chile como amenazas?

El Código Penal dice que es un delito amenazar a una persona con causarle daño. Y cuando habla de daño se refiere a la persona misma, a su familia o a su propiedad. Ahora bien, para que pueda considerarse como un delito, deberá haber prueba que se consumará la amenaza. Una prueba básica son los antecedentes de la persona que ha lanzado la amenaza. Por ejemplo, si se trata de una persona conocida por su agresividad, es un hecho que piensa cumplir su amenaza.

Ahora bien, si también has sido víctima de amenazas por escrito, tienes una prueba adicional. Por ello, debes conservar cualquier documento, mensaje o correo en el que hayas recibido alguna amenaza. Deberás asegurate de conservar cualquier prueba de la procedencia del correo, mensaje o documento en cuestión.

De hecho, en los casos de agresión o amenazas existen sanciones penales contempladas por la Ley.

¿Qué sentencias contempla la Ley para sancionar las amenazas?

Existen básicamente tres diferentes sanciones para este delito. Esto es determinado por la gravedad de la amenaza y el propósito de la misma.

Algunas veces, las amenazas pretenden obtener algún beneficio por medio de coaccionar a los demás. Estos casos obtienen las sentencias más severas por este delito. Si se obtuvo algún beneficio ilegítimo por medio de amenazas se castiga con presidio menor en grado medio y máximo. En este es de entre 1096 días a 1462 días o, lo que es lo mismo, de entre tres años y un día a 5 años.

Por otro lado, si con amenazas se intentó obtener un benefició ilegitimo, pero no se obtuvo la sanción es menor. En ese caso, será de presidio menor en sus grados mínimo a medio. En este caso, está entre los 541 días y1095 días o lo que es lo mismo 3 años día.

Ahora bien, si las amenazas no tenían como objeto obtener un beneficio la condena es menor. La pena considerada en este caso es de presidio menor en su grado mínimo. Esto es de entre 61 días a 540 días. Esta es la sanción menor que se puede obtener como consecuencia del delito de amenaza

¿Qué otro tipo de agresión o amenazas contempla la ley chilena?

En ocasiones se intenta coaccionar a un deudor por medio de agresión o amenazas. Estos casos están regulados por la Ley N° 19.659 sobre Sanciones a Procedimientos de Cobranza Ilegales. Dicha Ley menciona que no se podrá enviar al consumidor documentos que aparenten ser escritos judiciales. Tampoco podrá recurrirse a conductas que afecten la privacidad del hogar convivencia normal de sus miembros.

Así, por ningún motivo podrá coaccionarse a nadie por medio de amenazas o intimidación para que realice pagos adeudados. Por supuesto, no se considera amenaza el hecho que se le informe al consumidor las consecuencias de su morosidad

¿Has sido víctima de agresión o amenazas? Si deseas solicitar asesoría gratuita o bien, buscar un abogado o experto que te ayude con tu requerimiento, te invitamos a descargar y registrarte en Abogapp totalmente gratuita aquí.

¿Te gusto este articulo? Comenta y compártelo!